domingo, 18 de noviembre de 2007

MIS CUATRO PUNTOS

Vitote:"Póngame hilo fino, que yo sé de qué va este rollo"

Enfermera más dulce del mundo: "Dí que sí que esa carita no te la marque mucho"

Vitote:"Gracias"

Enfermera más dulce del mundo:"Las que tú tienes"

DrUrgencias:"Si queréis os dejo solos y vengo en otro momento"


Tremendo partido. Duro, como estaba previsto. Ganamos, como estaba previsto. Acabé en el hospital...eso no estaba previsto. Pero vayamos por partes. Cuando empezó el partido y movimos un poquito el balón, chocamos un poco y vimos que el equipo pucelano no tenía mucho. Nosotros de nuevo éramos nuestro peor enemigo. Metimos un ensayo y Hrr lo convirtió y además encasquetó un golpe de castigo con una elegancia nunca antes vista. La 3/4 estaba increíble y los delanteros duros pero las tuches un show. Con levantadores improvisados que no me ponían al saltador donde debería y yo que no mandaba esos globitos que este año me han dado la titularidad. Uno que mandé, ensayo que metimos. Pero los errores y el árbitro, que era el mismo que el del sábado pasado, nos metieron en nuestra 22 y a morir con las botas puestas. Por mi parte puedo anotar que robamos una melé y pillé dos patadas en el aire, una me dió para hacer un quiebro y pasarle a E, hacía siglos que no metía un pase en juego, en la otra me arrolló la delantera rival.

En la segunda parte sus errores nos dieron un par de ensayitos más. Se hacía cierto ese dicho rugbístico que dice que: "Los delanteros ganan los partidos y la 3/4 decide por cuánto". Los delanteros nos pusimos serios placando y guerreando. Ellos pretendieron convertir la melé en un infierno pero se toparon con la primera línea más bajita del campeonato que entraba a ras de suelo. A su talonador alias "Caraloco" que tenía ganas de sacar del partido a Tñ, le sacamos del partido moviendo la melé como nunca. A tres minutos del final, golpe de castigo a favor de los pucelanos en nuestra 22, arranco, salgo a placar con todo, Pb también. El tío se lleva el placaje del siglo, Pb ariba yo abajo. Me levanto y noto la cabeza más calentita de lo normal. Se oye "Señoooooor pare el partido señoooor". Me pregunto que pasará. Me toco la cabeza...sangre. Los guantes ensangrentados. No me quedé inconsciente, lo primero que pensé fué "mi madre me mata". Sangraba bastante y me acojoné un poco. Pero me autoexploré el cráneo en busca de fracturas ya que los de la ambulancia bastante tenían con llamar por teléfono y fumar un cigarro mientras les decían a qué hospital llevarme. Enseñé a Jv( nuestro fan nº1, viene a todos los partidos y ayer me acompañó al hospital, no creo que leas ésto pero muchas gracias, te portaste como un verdadero señor).

A toda leche por las calles de pucela hasta el hospital, donde un médico de urgencias me recibió de mala hostia. Yo allí con mis tacos de aluminio sobre el mármol del suelo, caminando a pasitos cortos para no caerme, y los de la ambulancia diciendo "Si puedes caminar nos vamos", ese espíritu trabajador. El tío sin casi preguntarme mi nombre se puso a coserme, hasta que vino la enfermera más dulce del mundo. La chica no llevaría mucho trabajando pero lo lleva en la sangre. "Pobre chico, con lo guapo que es y que le hayan hecho ésto", "Es un lance del juego no fue queriendo". El Dr no me quería poner analgesia, que me tomase un paracetamol al llegar a casa y ya está. La enfermera me miró y me dijo,"Tranquilo yo te pongo un Nolotil intramuscular y no te va a doler naaada", "Esque las jeringuillaaas", "No te va a doler nada, tú piensa en tu novia", "No tengo", "Qué desperdicio entonces, un chico deportista y guapo y que no tiene novia" mientras me piropeaba me dejó tan embebido pensando en ella, con sus ojos y su pelo rubio oscuro que ni sentí el pinchazo, sólo analgesia, dulce analgesia.

Un taxi nos llevó a Jv y a mí al 3er tiempo, donde me hicieron tantas veces el chiste "¿Cuatro puntos? a este paso te quitan el carné" que pasé de decir que me habían dado cuatro puntos. Uno puede reirse a esos niveles un número limitado de veces, además aquí los chistes malos los digo yo y no le permito a "Caraloco" que me los pise.Lo malo, tres semanas sin rugby son demasiadas semanas y mis guantes que quedaron para incinerarlos.

En casa, casi me matan, como yo a ellos del disgusto. Pero la cicatriz quedará sobre otra que ya tenía de cuando era pequeño y me caí sobre un escalón, así que no se notará mucho. Por la noche no salí porque estaba cansado y según me cuentan había perdido mucha sangre. Así que no era plan de sustituirla por alcohol.

Me quedé tranquilito y hoy al levantarme me he sentido reconfortado, serán los analgésicos, será acordarme de la enfermera más dulce del mundo y su más que probable miopía, o la sensación de haber ganado ayer y habernos anotado cuatro puntos, que no de sutura, en el casillero.

11 comentarios:

J d'etudiant dijo...

Tendras que postear una foto, aunque solo sea de la sutura,no??? Y mañana cuando vayas a clase lo que vas a molar con tu herida...Aprovecha ahora que lo tienes facilito para marcar (siempre nos quedan las que se lian por pena...). Aqui se me acabaron las practicas de digestivo, justo cuando mejor me lo pasaba, la residente me hacia caso y me explicaba, era capaz de explorar a todos mis pacientes (si bien es cierto que de las 6 camas solo estaban ocupadas la mitad ;)), presentárselos a los jefazos,...

Pues se acabaron, pero mañana empiezo otros 2 meses de Neuro (aqui como en Salamanca, voy a ciegas, la Neuro es del 2ºcuatrimestre). A ver que tal se da...

Lucano dijo...

O sea que en un hospital de Valladolid está la enfermera más dulce del mundo. Bueno es tenerlo en cuenta para el día de la elección de plaza ;-)

Nebulina dijo...

Joer!! has estado al lado de mi casa (supongo que irías al clínico no? igualmente, el rio está cerca también), de haberlo sabido me habría acercado...me alegro de que hoy estés mejor (y de que tu madre no te haya matado)
Un besazo!

[Doctor JB] dijo...

Sin duda la herida de guerra tuvo su parte positiva: el encuentro con la enfermera. Muy maja ella, pero entonces pasa lo que pasa... al doctor de urgencias le invaden los celos, te mira con odio y decide coserte como si fueseras el roto de un pantalón viejo...

Scarlett dijo...

Uy con la enfermera, yo que tú me autolesionaba para que me volviera a tratar a ver si surge algo :-P
Besitos!

Mj dijo...

Vamos a ver...te enfrentas a mastodontes cada semana y te da igual llevarte las **stias que te llevas, has tenido un corazón en tus manos y ¿te dan miedo las jeringuillas? Asombrosa la psicología, oye...míratelo :P

Alv dijo...

no he entendido ni una palabra de las jugadas, soy un inculto rugbisticamente hablando... :-S lo de las enfermeras rubias dulces vallisoletanas debe ser ser un requisito pa la escuela de enfermería, jeje... ánimo!!!

Vitote dijo...

Mj, miedo no a la jeringuilla sino a una foto que ví una vez de una necrosis porque le habían pillado al señorín el ciático con una intramuscular...un pinchacín de vez en cuando no hace mal pero me viene el flashback.

Mariano Zurdo dijo...

Pa´bernos matao, hombrepordios... Por lo menos ganasteis y te cosió la enfermera más dulce del mundo. Digamos que el final no estuvo mal del todo...
Yo hacía taekwondo y puntos no, pero moratones y arañazos, todos los del mundo, y mi madre también se ponía muy contenta.
A cuidarse.
Besitos/azos.

Putas y Princesas dijo...

una historia divertida. por qué coño a todos los tios os ponen las enfermeras? es eso cierto? bueno supongo que como a nosotras los polis...
besos

Mj dijo...

Jajaja,ok. Entonces es la misma razón por la que a mí me da miedo tomarme una aspirina. Bendita ignorancia que se fue para no volver...