lunes, 24 de noviembre de 2008

MI PENALTY EN EL ÚLTIMO MINUTO

DraS:"Nadie sabe realmente cual es la vacuna que lo va a petar"

Vitote:"¿Petar?"

RD:"Sí, yo también lo he oído"


Ayer, mientras repasaba el bochornoso partido de mi Atleti querido me hice la siguiente pregunta "¿Se parecen los aficionados a sus clubs como los perros a sus amos?", la respuesta es sí, al menos en mi caso. Se lo explicaré doctor. Me parezco demasiado al Atleti de mis amores, ese que o me mata o me da la vida, no es porque tenga la cara rojiblanca, pero sí soy algo indio, al menos me confundieron con un hindú una vez en Gibraltar("¿p e r d o n e, s a b e u s t e d e s p a ñ o l?", "s í, s o y d e S a l a m a n c a").

Tengo un gran pasado de grandes gestas y victorias, ese que me encanta repasar entre cervezas con los colegas. Tengo la mejor afición del mundo, esa que te quiere tanto que no para de pedirte más, porque saben que tienes potencial para más, que puedes volver a ser un grande, o que incluso, nunca has dejado de serlo. Porque a veces ganar es también perder y perder es a veces caer para volver a recuperar el son( Loquillo dixit). Familiar, cercano, se me puede ir a ver con traje de corbata o con bocata de tortilla francesa, porque no suelo hacer distinciones. A veces un poco hooligan, otras un poco Maniche y el Aguirre de turno me tiene que llamar la atención, a veces soy demasiado Maniche y me doy asco al día siguientes y a veces...el camarero de la facultad me llama Maniche. La gente suele envidiar a mis grandes jugadores diciendo "ese no es p´al Atleti, se os va a ir cuanto que alguien pague la cláusula", y en el último caso, no sé a quién de los dos le ha dolido más la marcha aunque a ella digooo a Torres, le va mucho mejor. Se me da bien jugar al contraataque y soy rocoso cuando el día lo requiere, sé poner eso que Juanma López llamaba "la cara de perro". Pasé un añito en el infierno, preguntándome cómo y por qué me había pasado a mí aquello, y sinceramente, desde aquello no he vuelto a ser el mismo. Ahora Agüero se le antoja a todo el mundo, y como no siga sin aprovechar las ocasiones, va a acabar en otro club( si no está ya negociado, porque no me fío de Cerezo), donde probablemente acabe echándose a perder...a quién trato de engañar, los grandes jugadores, siempre serán grandes jugadores.

Siempre las temporadas funcionan igual, empiezo fuerte, ganando algún partido que otro, incluso poniéndome líder, incluso goleando en competiciones internacionales. Pero cuando llega la verdadera oportunidad, cuando me puedo poner líder y devolver la alegría al Manzanares, me vengo abajo y no aprovecho los partidos. A veces el mimetismo me asombra, la forma en la que nuestros biorritmos se integran y lo odiosas que son las coincidencias. Partido contra el Liverpool, Aguirre plantea una red de seguridad en el centro del campo que le hace dominar el encuentro, trabarlo y llevarlo por donde quiere, Maxi mete el primer gol y una vez ahí, a Aguirre decide echar las líneas atrás y trata de amarrar el encuentro, de no perder lo conseguido, en definitiva, se caga encima, ¿miedo al éxito?. La cosa funciona, parece que el pitido se acerca y que nos llevamos los 3 puntos de Anfield, pero no es así, un árbitro caprichoso, ve penalty donde no lo hay y señala el punto fatídico, al pobre Pernía, que siempre la suele cagar pero ese día había jugado de miedo. Gerrard, que no es como Torres o como Joaquín( que según RD es el típico jugador al que la camiseta del Atleti le quda bien), y no falla las oportunidades. Quizás será porque no piensa dónde tirarlo, si con efecto, a lo Panenka, o como decía D´Alessandro, al palo largo. No piensa cómo lo celebrará, ni tiene miedo a fallarlo, simplemente lo tira y lo tira...y marca. Y los Atléticos nos hundimos, nos cabreamos, buscamos excusas, primero terrenales, después kármicas y por último reconocemos que la culpa es nuestra y sólo nuestra. Porque no sabemos aprovechar las oportunidades, porque esperamos que todo llegue con el escudo, la historia y el pitido final, porque el Aguirre de turno es un cagón con todas las letras, de la c a la n.

En estos tiempos ya no gana el que mejor juega, o el que juega limpio, gana el que aprovecha las oportunidades, y nosotros metemos 1 de cada 10 tiros a puerta. Quizás sea el momento de vender mi Calderón, lo sé, representa unos principios, un estilo de vida, una tradición, el fútbol extremo, el contraataque. Representa a Kiko, Ben Barek, Zapatones, Ratón Ayala, Simeone. Representa noches memorables y tardes de ilusión, representa grandes remontadas y nunca rendirse. Puede que ya no necesitemos los sentimentalismos. Puede que debamos ser más objetivistas o ayndrandistas, y en el fútbol el dinero es sinónimo de éxitos. Con dinero podemos traer a grandes futbolistas extranjeros, a caros mercenarios que sigan nuestras órdenes y nos devuelvan los títulos, podríamos. Podríamos vender a Agüero y a Camacho y dejarnos de sentimentalismos baratos con 80 millones en el bolsillo se pueden comprar mercenarios, árbitros e incluso a Platini. Acabaría perdiendo la esencia, acabaría siendo el Real Madrid, dándome igual ganar o no, aburrido y harto de todo.


Aunque ahora también me da igual ganar o perder, será que necesito renovar objetivos, planificar más partido a partido y no pensando en el partido de Champions del miércoles, poniendo toda la carne en el asador. Porque si algo se ha demostado este año es que cuando juegan los mejores, no hay quien nos pueda parar.


Por si alguien no se ha dado cuenta, éste no es un post de fútbol.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo no me había dado cuenta...

J d'etudiant dijo...

El de arriba era yo, ke se me ha olvidado firmar.
Viendo esto, entonces tendré ke replantearme algunas cosas..

W. dijo...

P'arriba ya, no? Que va tocando (futbolisticamente hablando, se entiende)

Anónimo dijo...

Que bonita reflexión, pero ¿quién es platini?

Vitote dijo...

J d´etudiant: ¿Como que?

W:Sí...futbolísticamente hablando.

Anónimo: Es el gran cutremafioso del fútbol europeo que tiene cierta debilidad por joder a los equipos españoles, sobretodo al Atlético. También es recordado como el que le metió el gol chiripero a Arconada.

A abrigarse, que marca 2 bajo 0

J d'etudiant dijo...

Digo, ke como nos tengamos ke parecer a nuestros ekipos... tendre ke empezar a replantearme kien y como exar a mijatovic

hamlet dijo...

Horror... las similitudes entre el Atleti y "cosas" van más allá de mis fronteras... Dios nos asista...
Y sí, ya va siendo hora de ir subiendo... (futbolísticamente hablando, claro)
Por aqui no hace taaaanto frío...
salu2!

Lucano dijo...

Es que no es un post de fútbol, sino del Atleti, que se rozan pero sólo lo imprescindible. Sólo a los del Atleti nos ocurre que nuestro equipo juegue en casa la semana que podemos ir al partido, que vayamos a Madrid... y que el "bien definido" Platini nos cierre el estadio, dándonos con la puerta de nuestra casa en las narices. Habrá que acercarse en octavos, o en cuartos, o en semis...