jueves, 20 de septiembre de 2007

MI PRETEMPORADA


Me siento pesado y con menos movilidad que un tentempié. Ésta pretemporada está siendo extraña, vale que todavía al no haber empezado el curso falta medio equipo, pero no hay físicos, ni corremos hasta desear no tener pulmones ni hacemos esas sesiones de "sentadillacósmica" y el posterior "correquetepillo" esos que te dejaban las piernas destrozadas para dos días, justo hasta volver a enfrentarte con el verde de Salas Bajas. Y creo que por todo eso y por pasarme los días de la cama al resto de puntos cardinales y del resto de puntos cardinales a la cama, he cogido peso, pero no he cogido peso de eso de "vaya cómo pesa esta caja de leche", sino de eso de "vaya cómo pesa esta caja de rodamientos de excavadora". Moverse rápido es un sueño lejano, queda para los libros de historia y autobiografías autorizadas. Por eso la promesa de palizas físicas hasta expulsar el contenido de nuestras respectivas cavidades celómicas me reconforta y me aterra a partes iguales. Esta tarde he descubierto que he subido en galones en el equipo, desde que no está F( mi mentor rugbístico) parece que me consolido como talonador y como veterano, además he descubierto que empiezo( cornetas, trompetas y tamboriles en un redoble para celebrar...) a leer el juego, los espacios a ocupar, jugadas y todo lo demás(tras 3 años el muchachillo lo entendió), como pille al del paréntesis le atizo, no es eso leñe, es que hoy me salía todo natural, sin pensar, como cuando mi abuelo juega al tute, simplemente lo hace.

Me gustan las incorporaciones al cuerpo técnico, Fnf que ya estaba pero ahora vendrá como fijo( y creo que delegado) y LT, adquisición como entrenador de la delantera, voy a tener un maestro que ha jugado en división de honor, un grande del rugby, un lujo para esta pandilla de amiguetes que no sabe que hacer los sábados más que partirse la crisma. El otro día él y RT(su hermano, excompañero, ahora juega en la selección española y en "El Salvador" de Pucela) trajeron un saco de ropa de rugby vieja suya y la repartieron entre los que estábamos. RT me dió unas medias, siempre se reía de que llevaba una amarilla y una negra, "¡coño! así la llevábamos en el equipo de medicina, y a mí me da suerte llevar el amarillo y el negro en las piernas", me dijo "toma Victor que sé que las necesitas". RT es un ejemplo para todos los deportistas profesionales, dejó el rugby semiprofesional( en este pais es así) y entró en un equipo amateur que no había ganado más que un partido el año anterior( nosotros), se integró como uno más, salía de fiesta con nosotros y siempre estaba animando, nos trajo la mejor temporada de este proyecto, porque aún cuando se tuvo que ir a "El Salvador" seguía a nuestro lado.

Tengo esperanzas e ilusiones para este año, pero dependen de muchas cosas, demasiadas, temo no poder seguir adelante con el rugby, porque este equipo es capaz de resucitarte por dentro, por muy muerto que estés.

3 comentarios:

Mj dijo...

¿Pero y lo que desestresa partirse la crisma? Míranos a nosotras, que nos hemos apuntado todas a una a clase de aerobic( lo sé, lo sé) y al ritmo de "uvederecha cincoseissieteocho" planeamos partírsela a la nazi de la monitora o morir( que será lo más probable) en el intento...

Alize dijo...

¡Pues sigue con el rugby, que veo que te apasiona, hombre!
Besicos de limón

.:Su:. dijo...

Me has recordado una vez, hace años, que estando en la playa a última hora, hacia el final del verano, cuando ya el sol no calentaba tanto, alguien trajo un balón de rugby y nos pusimos a jugar, chicos y chicas, sin tener ni idea, claro, jajaja, pero fue muy divertido, alguna magulladura porque los tios eran un poco brutos, pero nada que no se pudiese arreglar con una pomada.

A ponerse en forma!!