viernes, 20 de julio de 2007

MI PLAN A Y EL PLAN B


Antes de nada quiero pediros perdón por no haber pasado en todo este tiempo por vuestros blogs queridísísímos lectores, pero tranquilos, cuando vuelva me redimiré y os hartareis de leer comentarios de este idiota. Vosotros sois la gasolina que mueve ésto, o la pila de H que contamina menos.


Ayer fuí a Sitges, por esa carretera infernal, que sólo faltaba que Virgilio nos guiase a su través pero claro, no tenemos tanta clase como Dante. La ciudad es preciosa, antes un pueblecito costero de pescadores y fortaleza defensiva, hoy una ciudad que se vende con el cartel de "cívica" y limpia que huele a dinero por todos los lados. Los gays no son tontos, hay que reconocer que tienen buen gusto para haber convertido Sitges en un reducto en el cual ningún idiota les mira mal por agarrarse de la mano, porque el pueblo es precioso. Como buen castellanoleonés me sentía extrañado al verles así de acaramelados a todos por las calles, pero te acostumbras rápido. Y no solo los gays se acaramelan en Sitges, con esas calles tan blancas, el mar, las vistas, "quién tuviera churri" que diría alguno que yo me sé.


Además todo está muy preparadito, el césped lo cortan casi con tijeras y calibre para que quede igualado, las calles limpias y la gente tirando las cosas en las papeleras, cosa que hsta ahora sólo había visto en el centro de Salamanca. Me hacía mucha gracia un cartel con un perro haciendo de las suyas que rezaba "Este perro no es de Sitges", y una niña pequeña que decía "Es cívica, es de Sitges". Pero tanto prefabricado y tanto amor por las calles me abrumó y me dió repelús. Estuve por ponerme a mear detrás de una tapia para poder explicarle al guardia la segunda ley de la termodinámica mientras me ponía una multa de tres pares de collons y me arrestaba, pero sería como dar margaritas a los cerdos. ¿Dónde guardan en Sitges la entropía y los zurraos mentales de todas las ciudades?. Fuimos a comer al pans&company, cómo ha degenerado esa franquicia, hace siglos que no comía en uno y los bocatas no cunden tano como antes.
Pero(siempre hay un pero) cuando le pedí a la dependienta un "Extremeño" y no un "Extremeny" me miró mal, coño que a uno le sale natural como si en mi pueblo mirasen mal a los que no dicen "¿ajundi vas dagal?"( "¿dónde vas muchacho?), ¿acaso miran mal a los ingleses si le preguntan en ingles?. Primero educación y respeto, a ver si los intolerantes no van a ser los que ellos creen. Total que como nos quedamos con hambre nos fuimos en busca de un turco, que llena el buche de forma económica. Yo ya descubrí en Berlín que cuanto más busques un restaurante turco más difícil será encontrarlo, la clave es emborracharse y a eso de las cuatro esperar que fijo que aparece ante tus ojos. Busca que busca nos colocamos delante de un mejicano, tentándonos con sus tacos picones y su cerveza suave y fresca. No sabíamos si entrar o no, pero por la ventana ví a una chica preciosa con ojos claros, de esas que son bonitas porque sí, sin artificios ni mierdas. Nunca un "plan B" fué tan bello. Me zampé los tacos sin nisiquiera darme cuenta de que picaban como la piel de diablo, estaba embobado. Hablaba en una jerga rara, holandés o élfico, no me decidí a decirle nada porque además había que volver por esa carretera endiablada con motoristas y piraos a 100km/h en una carretera en la que el límite entre tu vida y morir ahogado es un quitamiedos de metal.


Hoy he conocido a mi tocayo colega de A(que ahora mismo está a currar y para cuando lea ésto ya será lunes como mínimo), un buen tipo, los amigos de mis amigos son mis amigos( salvo raras excepciones). Hemos jugado un rato al fútbol y en un encontronazo se me ha salido el cuarto dedo del pié de su sitio, mordiéndo la camiseta me lo he recolocado( no era la primera vez) y ahora tengo un derrame importante, duele, pero nada insoportable. En la playa rajando y en el agua jugando como niños chicos( a falta de olas, buenas son aguadillas)pasamos momentos se quedan grabados en la historia de los veranos y no se olvidan, al final es lo que vale.


Ésta noche de fiesta a Barcelona, a resarcirse de todos los errores y a disfrutar con mi compadre de la "jarana catalana". Mujeres bonitas y alcohol, mezcla peligrosísima, preo tranquilos que yo controlo( como en Burgos el año pasado...pero esa es otra historia). Mañana iré a Montjuic y al Parc Güell para rematar el viaje. El domingo vuelvo a la realidad de mi Robleda querida.

4 comentarios:

W. dijo...

El plan B siempre es mejor, doy fe.
Los sitios de costa tan artificiales no me gustan nada. por eso cada vez me gusta menos lo que le esta pasando a la costa de ALmeria y Murcia donde he veraneado all my life. Un dia de estos cambiamos el mundo.
Las vistas desde el Tibidabo son impresionantes. Aunque supongo que el calor hara imposible que vayas. Pasalo bien

Sofi dijo...

Qué potito es Sitges, ¿¿verdad?? Yo estuve hace unos años con mis padres... casualidades de la vida... el poema que hay escrito sobre azulejos al lado de la Iglesia del a foto... ¡¡es de un tío de mi padre!! Jajajajaaj...

BESOTES GORDOS Y DUSFRUTA DEL VERANO!!

Scarlett dijo...

Siempre he querido visitar Cataluña, vete tu a saber por qué, pero no me imaginaba que Sitges fuera taan artificial...
Como se descoloca uno un dedo del pie? es algo que nunca entenderé, será porque no juego a fútbol jeje
Besitos!

>>Alize dijo...

Seguro que ahí estás como Dios. Me encantaría visitar Cataluña.
Y en cuanto el misterio de la entropía... será que los catalanes por ahorrar, no desperdician ná.
Besicos de limón