domingo, 3 de junio de 2007

MI BARBACOA


Mi amiga R dice que le gustaría tener una máquina que congelase a la gente que quiere para que nunca cambiase, yo prefiero una máquina que localice el bar más cercano y te diga cual es el mejor pincho del mismo,(lo llamaría BPS, bar position system)...cuestión de prioridades.
Hace dos años, en segundo, el día que acabamos el examen de psicología médica quedamos toda la pandilla(o casi porque H no estaba) para hacer una barbacoa en el parque de la Aldehuela. Entonces nadie había descuidado un fuego en Guadalajara, no había muerto nadie de ningún retén contra incendios y estaba permitido. Y nosotros éramos unos pipiolillos, yo me encargué del fuego y de asar la carne( hombres hacer fuego después apagarlo meando ¡jau!), y los demás de la intendencia( es decir fueron mis lacayos trayendo leña y cosas de esas, Hombre dominar Bestia y después dormir siesta ¡jau!. Lo pasamos genial aquella tarde, creyendo que ninguna estúpida rencilla nos iba a separar, jamás(joder parezco sensación de vivir). El año pasado no nos juntamos. A veces nosotros mismos nos damos cuenta de lo realmente estúpidos que podemos llegar a ser y tratamos de superar nuestros límites transformándonos en jilipollas integrasles(nunca he entendido muy bien ésta expresión, ¿existen jilipollas derivados?¿estúpidos matriciales?la respuesta está en el dividendo).
Ésta mañana después del examen de anatomía patológica(al cual he sobrevivido incluso he salido más contento de lo que podía esperar), habíamos decidido volver a repetir aquel día. Como se han prohibido las barbacoas necesitábamos un sustitutivo, compramos hornazo, empanada y algunos trajeron tortillas(hubo duelo de madres, programa que si no triunfo en la medicina trataré de llevar a televisión, tiembla Factor X). No éramos los mismos que hace dos años. Algunos habían desaparecido, como las barbacoas del parque, de algunos no sabemos mucho desde que se fueron y otros sabemos que algún día volverán(como el Almendro). Pero también habían llegado otros, que no estaban antes, que nunca habrías pensado que aparecerían en tu vida para condimentarla y darle otro cristal para mirarla. Cuando llegamos al merendero ya no estaba aquella barbacoa que encendimos con sudor y esfuerzo, la habían tirado, la ley la había arrancado del parque por el peligro que entrañaba para el medio ambiente. Pero a nosotros no nos hace falta el fuego porque tenemos hornazo, y tortilla y sandía y lo que haga falta para poder disfrutar de un rato de risas con los amigos.
A veces la vida cambia, tu medio, lo que te rodea y sobretodo la gente que está cerca de tí cambia; de ubicación, de forma de ser etc y no puedes estar eternamente preguntándote por qué no quieren seguir cerca de tí, o por qué el destino cabrón los ha arrancado de tu lado. Sólo tienes que buscar un hornazo, una empanadilla o una tortilla que ocupen ese hueco. Esta tarde por momentos volví a sentirme como hace dos años(aunque creo que estoy incubando algo que no se si me va a gustar). Quizás no debamos molestarnos en buscar nuestro sitio o nuestra gente, no debamos pretender que todo sea como más nos guste, sino tratar de disfrutar el sitio y la gente que nos toca a cada momento y no estropearlo queriendo cambiar a la gente a nuestro antojo. Aunque siempre echaremos de menos el aroma del humo, la carne y el ali-oli...

4 comentarios:

W. dijo...

Enhorabuena por el examen de AP! Yo soy como tu amiga R y me encantaría poder congelar momentos. Pero si hiciese eso luego no podría añorarlos. Una pena lo de las barbacoas (por cierto, una vez fuimos incapaces de encender el fuego tras una hora. aquel día me sentí la deshonra de la especie...)aunque si las haces en la terraza de un ático no te dicen na (estuve en una el viernes...). Que vayan bien los examenes
Te he enlazado en mi blog, espero q no te importe

H dijo...

Lo de ir de barbacoas o similares esta muy bien siempre que se vaya con amigos se pasan ratos buenos.
ESO Si no se puede vivir del pasado, lo que fue, fue, y ya ta.LO que hay q disfrutar es lo q se tiene; y a lo mejor tu problema es que no valoras bien lo que tienes.
ratos como los de ayer no se pueden perder, es mas hay que repetirlos muxas mas veces aunq no sean en la aldehuela, que aunq seamos medicuchos y tengamos que estudiar muxo (es cierto) deberiamos pasar mas tiempo en contacto(tanto entre nosotros como con la madre naturaleza, que es muy sabia y apacigua a las bestias)

J de Student dijo...

Es ke no hay ke perder las tradiciones, sobre todo las buenas. A si ke a seguir disfrutando de lo ke nos rodea. Lo ke nunca me imaginé es ke fuéramos a acabar jugando todos al fútbol. Aunke menudas agujetas esta mañana (y eso ke le damos todo el año al deporte de la pelotita ovalada). Bueno, siempre esperando más historias (ya sabes ke somos insaciables), y a ver si me pongo yo tb a esto de contar historias. Animo ahora con la cardio

Mj dijo...

Quema la cardio en la barbacoa...digooo...yo no soy como R, sino como tú: de nada sirve congelar los momentos o las personas, hoy somos de una manera y mañana quizá de otra. Y los que están a nuestro alrededor, cambiarán, desaparecerán, se acercarán. Supongo que la cosa está en saber adaptarse y aprovechar lo bueno de cada momento, en aprender de todo lo que nos pasa. Para echar la vista atrás y suspirar por lo que fue o lo que pudo haber sido ya están los cantautores :)