sábado, 9 de junio de 2007

MI CAMISETA ROJIBLANCA


Es triste, cuando estás de exámenes lo que menos te apetece es parar de estudiar para empezar a llorar por algo tan ridículo como un equipo de fútbol...pero soy así de estúpido. Ya lo dice Marwan en su canción "me emociona más un gol que algún poeta", y yo soy igual de necio que él. Otra vez llega el final de temporada y otra vez con el corazón en un puño, rojiblanca en el pecho, la radio en las orejas y la cabeza en la ribera del Manzanares. Cómo álgo tan vanal puede apretarte el corazón tan fuerte. Salí con una chica que me dijo una vez viendo La Vida es Bella "¿no lloras?¿no te da pena?"la verdad es que sí que me entristecía pero no podía dejar de pensar que era una historia de ficción, que había historias así en la IIGM a pares y que llorar por una en concreto y además ficticia no me parecía justo. Pero pasados unos meses me encontró una tarde llorando en mi casa con la camiseta empapada y una sonrisa de oreja a oreja y me preguntó que si era tonto que por qué lloraba "mi Atleti vuelve a primera ¿no lo ves?"...no lo veía(quizás por esa tarde no sigue conmigo). Yo le pregunté a mi padre un día para que me sacase de mi amnesia "¿papá por qué soy del Atleti?" me respondió que porque soy tonto que de chico era merengue y lloraba mucho menos. Pero siempre me gustó mucho esa canción de Sabina que dice "...porque amores que matan nunca mueren".
Con el Atleti vibro cada domingo, me mata y me da la vida cuando mete un gol, me da alas todos los veranos y me ilusiona porque todavía soy un niño pero no compro cromos porque tengo fotocopias por comprar y cervezas por beber. Pero me mata y me deprime otros tantos domingos, cuando no juegan como cuando el pequeño Juninho culebreaba por la izquierda y Vieri metía goles de tres en tres, cuando Caminero y Kiko llevaban en volandas al equipo del doblete. Y llevan mis sentimientos en sus pies.
Para el que no sea del Atleti(que pensará que soy un loco, confirmo sus sospechas) la sensación es la de llegar a tu casa y encontrarte a tu novia con otro cada domingo. No me quedan lágrimas casi que pueda desperdiciar en mujeres que no se lo merecen porque no me ponen los pelos de punta. Pero esta banda de desagradecidos lo consiguen porque llevan en el pecho ese escudo que yo de pequeño quería llevar(y uno no puede dejar sus sueños de un lado).
"El árbitro nos ha robado..., los jugadores son unos mercenarios..., sólo corre "El Niño"..., si hubiésemos tenido a Maxi todo el año..."Todos los años las mismas frases hechas las mismas decepciones y lo peor de ésto es que la semana que viene volveré a dejar de estudiar para creerme que vamos a volver entre los grandes, que ésto sólo es un pequeño bache, que el Villarreal perderá...es como cuando quieres ignorar que tu novia te pone los cuernos un día y otro.Lo peor es que con las mujeres me pasa lo mismo, me ponen los pelos de punta las que me maltratan. Será el síndrome de la camiseta rojiblanca, nos hemos acostumbrado a perder en el fútbol(y en el basket que soy de los Sixers, y en el béisbol que me hice de los Boston Red Sox a cambio de que un yankee se hiciera del Atleti, mal negocio para los dos) y ese derrotismo se está extendiendo a nuestras propias vidas. Cambiar de equipo, nunca jamás, seguiré empapando mi camiseta sea de alegría o sea de tristeza, tiene que llover.

3 comentarios:

Hard Candy (Alizia) dijo...

Hola V!!
Es impresionante lo mucho que escribes... no me da tiempo a seguirte el ritmo. Para mi que es que no estudias. Tienes el don de hacer que los demás se sientan identificados con tus textos... me encanta. A ver si terminamos los exámenes de una p*** vez y quedamos para tomar un café y hacer algo raro. Por cierto, me acordé de ti (no sé si esto te va a gustar) porque el otro día vi una serpiente muerta debajo del Oviedo, y me quedé mirándola (también le hice fotos, ya te las enseñaré) y después cuando volvía de estudiar a las 6 de la mañana esa misma serpiente estaba siendo devorada por unos gatos, uno de ellos casi bebé (que no cría), me impactó tanto ver a ese tierno minino con los hocicos llenos de sangre que me quedé hasta que acabaron de comer, pero a una distancia prudencial porque la madre me hacía fffffhhhhh! cada vez que me acercaba... fue algo digno de haber visto contigo, nos lo hubiésemos pasado bien!

Mj dijo...

Sois una raza aparte, los colchoneros. Idealistas que nunca pierden la fe. Os admiro, realmente.
Y sobre lo de llorar por el fútbol y no por películas etc, que quieres que te diga, mientras haya una pasión en tu vida que te remueva las entrañas, nadie puede decirte nada. Estás vivo.
PD: Los Red Soxs??? jajajaja ¡¡yo también!!

Vitote dijo...

hard candy:sinceramente ¿me crees tan sádico?. A lo de escribir tanto, ya sabes cómo divago y cuando me pongo a hablar me quedo sólo e incluso yo mismo dejo de escucharme, escribir es hablar con los dedos...hay tantas cosas que son hablar con los dedos...(tocar la guitarra malpensada).

mj:lo de los red sox es una historia curiosa, un amigo de un americano que jugaba en mi equipo de rugby empezó a debatir conmigo sobre qué era realmente lo bonito del deporte, y llegamos a la conclusión de que es la épica, las historias con corazón, la superación.Y con el palmarés del Madrid o de los NY Yankees no se disfrutan las victorias, son alivios, porque están obligados a ganar y la obligación deja poco para soñar...