domingo, 14 de octubre de 2007

MI CARAJA


Hoy me he levantado con caraja mental. Esa situación en la que tu cerebro está pastoso, con actividad basal( puedes abrir el bote de la mermelada), pero sin el más mínimo indicio de vida( pasas tus ojos por el periódico pero no comprendes nada). Me fui con R y con AC al rastro a comprar cosas para el disfraz, ha sido una mañana divertida. Volví a ver a los niños cambiando cromos de fútbol como cuando yo era pequeño. Pensaba que con esto de la era digital se bajarían las fichas de los jugadores de internet o pasarían porque prefieren tenerlos en sus videojuegos. La verdad es que observándoles no sé quién disfruta más, si los niños o sus padres. El disfraz ya está casi completo, faltan los clásicos remates.

Flashback, ayer ganamos pero me puse de mal humor. No me gusta que mis compañeros riñan entre ellos en el campo y odio que la gente se crea que es mejor que alguien, en cualquier aspecto. Todos tenemos nuestras virtudes, a lo mejor no eres un gran placador pero trabajas y te esfuerzas más que nadie, le echas garra y siendo claros "cojones" al asunto. El ambiente enrarecido del vestuario puede pasar a envenenado en cualquier momento y yo no quiero eso. Quiero que volvamos a ser una piña, todos juntos, sin jerarquías ni chorradas, que todos volvamos a ser uno.

El mal humor no me lo ha quitado un comentario en la entrada anterior. Creo que no se puede juzgar a alguien si no se le conoce, y tampoco si no se presta atención a lo que se está leyendo. En ningún momento se ha despreciado aquí a las especialidades médicas sino que se han expresado preferencias. Como quien prefiere un helado de chocolate a uno de nata aunque la base del helado de chocolate sea el helado de nata. Punto uno, porque sólo soy un mero estudiante de medicina y si no me gustasen las médicas probablemente no habría escogido esta carrera y estaría haciendo físicas o sería carpintero o vete tú a saber. Punto dos, creo haber reseñado en alguna entrada anterior lo importante que es ser un médico general antes que un especialista, y yo trato de formarme como tal porque yo el día de mañana voy a ser médico antes que traumatólogo, cardiólogo o loquetedelaganatólogo. Punto tres, medicina es una carrera muy complicada y es bastante fácil repetir un curso o dos o los que sean, no todo el mundo es Einstein ni tan listo como se cree, lo realmente difícil es plantarle cara al asunto y no tener miedo a seguir adelante, dejarlo, eso sí que es fracasar. Y punto cuarto y último, caer en el insulto es de patio de colegio.

5 comentarios:

Sofi dijo...

Vitote, gracias. Y, si me permites, voy a añadir un punto cinco "el mejor desprecio es no hacer aprecio".

BESOTES

W. dijo...

Es que hay algunos que parece que nacieron sabiendo. Yo prefiero errar porque para algo soy yo. Una cosa es aceptar consejos y otra llamar a alguien tarado simplemente porque no tienes sus mismos gustos. Que puta es la vida, de verdad.
Que disfrutes mucho en el Lucas (yo este año lo celebrare en la distancia). Un abrazo

Putas y Princesas dijo...

Coincido con sofi totalmente, aunque es difícil no dejarse llevar por la rabia

Mariano dijo...

De lo de tu caraja debe ser como cuando yo me despierto y tengo la sensación de que me han metido unos buenos puñados de algodón en el cráneo, esponjándome toda la maldita materia gris.
En cuanto a los que insultan, comienzan y terminan ellos mismos cualquier tipo de diálogo.
Besitos/azos.

Mj dijo...

Para caraja, la mía, que hasta hace un par de días no he caído en el por qué de los títulos de tus post...